Conflictividad laboral como riesgo psicosocial

En España existe normativa en relación con los riesgos laborales. En términos generales, la parte empresaria tiene la obligación de proteger eficazmente la salud y seguridad de las personas trabajadoras, adoptando todas aquellas medidas que sean necesaria para evitarlos, evaluarlos e intervenir.

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo define los riesgos psicosociales como aquellos derivados “de las deficiencias en el diseño, la organización y la gestión del trabajo, así como de un escaso contexto social del trabajo, y pueden producir resultados psicológicos, físicos y sociales negativos, como el estrés laboral, el agotamiento o la depresión”. 

Este tipo de riesgos tienen diversas formas de manifestarse. Los tribunales los han vinculado de forma expresa a situaciones de conflicto laboral, en las que la parte empresaria no ha intervenido ni ha evaluado la situación para proteger a la persona trabajadora.

Esta figura se contrapone al acoso laboral o propiamente mobbing, que requiere de un grado de intensidad, hostigamiento y lesividad muy elevado y difícilmente demostrado. Se relaciona más bien con el estrés laboral derivado de un ambiente laboral hostil a causa de una situación de conflictividad laboral, que produzca un estado ansioso o depresivo en la persona trabajadora.

En ese caso, puede reconocerse la situación como accidente laboral o en caso de que se determine una incapacidad, podrá determinarse que su origen es de tipo laboral y no una contingencia común.

Si estás en una situación de conflicto laboral, puedes ponerte en contacto conmigo si deseas orientación jurídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *