El comunicado del Colegio de Médicos de Ciudad Real es violencia obstétrica

A finales de este mes tendrá lugar una charla organizada por madres sobre violencia obstétrica en Ciudad Real, ante lo cual el Colegio de Médicos de Ciudad Real ha decidido no sólo emitir un comunicado sino amenazar con emprender acciones legales.

medicos

En este post voy a argumentar cómo el propio comunicado, puede ser considerado violencia obstétrica.

  • Censura el debate y los términos empleados por las mujeres en pro de la “honorabilidad” médica. Es decir, censura los derechos a la libre expresión de las mujeres, censura la posibilidad de que nombremos en nuestros propios términos nuestras experiencias, apabulla a las madres para que debatan “pero sin crearles incomodidad”.

 

  • Lo emite el colectivo con máximo poder obstétrico. En caso de atentar contra la honorabilidad de profesionales, podría considerarse que afecta a la de todas las personas profesionales, ¿no? Por ejemplo principalmente comadronas. No es casualidad que sea precisamente el colectivo de ginecólogos-obstetras los que censuren y callen a las mujeres y pretenda establecer si hay debate y en qué términos.

 

  • Dicen que las mujeres tenemos derecho a elegir la temática pero no con uso de palabras ofensivas o difamatorias. Consideran ofensivas las palabras, palabras que hemos buscado las mujeres víctimas de la violencia obstétrica para conseguir fuerzas allí donde nos fallaban. No consideran ofensivas las tasas de cesáreas, inducciones, instrumentales, episiotomías, etc. injustificadas a todas luces según recomendaciones. No son las acciones las que vulneran la ética médica sino las palabras, según su parecer.

 

  • En cualquier caso, para vulnerar la ética médica hay que ser profesional de la medicina, no lo son ni las mujeres ni la ponente. ¿Cómo se puede vulnerar una ética y un código deontológico que no te aplica?

 

  • Alegan que el médico está sujeto a un Código Deontológico y que jamás vulnerarán los derechos del paciente, lo cual es bonito y deseable pero afirmar que NADIE ABSOLUTAMENTE NADIE de los obstetras de Ciudad Real, vulnera derechos o daña, es básicamente absurdo. Basta con entrar en cualquier buscador de jurisprudencia y buscar Sentencias sobre el ámbito médico en Ciudad Real para ver que existen casos de daños y vulneración de derechos en el ejercicio de la medicina también en Ciudad Real, como en cualquier otro lado.

 

  • Lo anterior es alarde de un preocupante corporativismo, muy presente en la profesión médica y española y en concreto la obstétrica, corporativismo y situación de ventaja en cuanto a poder respecto de las usuarias, por otra parte reconocido en sentencias de los propios Tribunales Españoles.

 

  • Dicen los obstetras que es “inaceptable cuestionar” las prácticas obstétricas. A esto les digo que las mujeres cuestionaremos lo que creamos conveniente, que para eso somos personas, somos seres humanos, y los profesionales de la medicina más de lo mismo, no están por encima del bien ni del mal. ¿Desde cuándo la actuación profesional no puede ser fiscalizable?

 

  • Dicen que lo primero es no hacer daño, pues que sepan que su comunicado HACE DAÑO. Nos duele tremendamente a las mujeres que hemos sido víctimas de una violencia obstétrica según ellos inexistente.

 

  • En cuanto al contenido ofensivo o difamatorio de la ponencia, ¿cómo pueden calificar dicho contenido sin que la conferencia no haya tenido lugar?

 

  • Es curioso que esta ponencia se considere ofensiva cuando en el mes de mayo participé en el Congreso sobre Género Ética y Cuidado de Barcelona donde se habló con total normalidad y libertad de violencia obstétrica, tal y como ya se ha hecho en otras ocasiones, en ámbitos académicos, sanitarios, etc. sin que se produzca la censura de nadie, al contrario, entendiendo que el hecho de que genere incomodidad debe animarnos a seguir debatiendo para llegar a acuerdos.

 

  • El hecho de exigir a las mujeres silencio, exigirnos un comportamiento determinado, silenciar nuestro discurso, ningunear nuestras experiencias, “mansplainearnos” las actuaciones que son o no legales (como si no lo supiéramos), decirnos que todo se hace bien, emplear su posición, el corporativismo… Es una demostración de todo lo que dicen que no hacen, es decir, de violencia hacia las mujeres.

 

Si conviene o no un debate lo decidiremos las mujeres que para eso somos las que vamos a parir a nuestros hijos y las destinatarias de las intervenciones que se nos practican y somos las que vivimos con sus consecuencias, seremos nosotras las que decidiremos cómo nombrar nuestras experiencias y en qué términos queremos hablar de ellas.

Las mujeres somos personas, seres humanos completos con nuestro elenco de derechos fundamentales intactos.

Animo al Colegio de Médicos de Ciudad Real a retractarse de su comunicado y a acudir a la ponencia para participar en el debate, tener la oportunidad de escuchar las necesidades de las mujeres y abrir la puerta a trabajar conjuntamente para una mejor atención obstétrica.

(De paso les animo, ya que respetan y aman tanto a las mujeres, a cambiar el nombre de su colegio por otro con lenguaje que nos incluya, tal y como han hecho un gran número de instituciones colegiales desde hace mucho tiempo en nuestro país.)

 

 

4 pensamientos en “El comunicado del Colegio de Médicos de Ciudad Real es violencia obstétrica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *