Represaliar a las comadronas es violencia contra las mujeres

En este post quiero hablar de la precaria situación de las comadronas en nuestro país en relación con un caso que estoy llevando como abogada. Habría mucho que decir y debatir sobre el tema, pero básicamente nos centraremos en que:

  • Debería haber más comadronas y menos obstetras, dado que debería haber más embarazos y partos fisiológicos/normas que patológicos: Por desgracia en España esto ahora mismo no es así y las perjudicadas somos las mujeres y nuestres bebés.
  • Las comadronas difícilmente pueden ejercer dignamente y hacer valer su autonomía profesional debido a que demasiado a menudo son tratadas como subordinadas de los obstetras.

De este modo, a lo largo de los años he sido contactada por ejemplo por residentes de comadrona que tienen ganas de hacer las cosas bien, están actualizadas, quieren ayudar a las mujeres… y se encuentran con que el sistema sanitario y en particular el hospitalario, las machaca. Les impide trabajar como querrían trabajar. Les aplica violencia y las obliga a aplicar violencia.

En la actualidad estoy llevando como abogada el caso de una comadrona de ASSIR que está siendo represaliada por la coordinación de su centro con el apoyo del hospital de la zona, por tratar de ejercer la profesión que ama dignamente, por estar actualizada científicamente y lo que es más grave: por explicar a las mujeres todas las opciones, ofrecerles alternativas y apoyarlas en las decisiones informadas que tomen.

Esta comadrona está siendo perseguida en su centro. A pesar de tener todas las evaluaciones oficiales y Direcciones por Objetivos (DPO) impecables, ha visto como se le abre un expediente sancionador por faltas según coordinación muy graves.

¿Cómo cuales? Os preguntaréis. Pues como explicar a las mujeres todas las alternativas, inclusive la opción de dejar latir el cordón cuando “desde arriba” coordinación le ha ordenado que debe “captar” a las mujeres para que lleguen al parto “ilusionadas para donar el cordón”.

O como por ejemplo ofrecer alternativas a la O’Sullivan a una mujer que había reaccionado muy mal a la prueba en un embarazo anterior.

La instrucción del expediente sancionador ha sido en sí misma violenta. Tanto porque ni se han molestado en respetar la presunción de inocencia de mi representada en fase de instrucción, como por el hecho de que a pesar de los documentos oficiales favorables como son las evaluaciones y las DPOs, firmadas por la propia coordinación, el órgano instructor ha propuesto una durísima sanción basándose únicamente en testificales dignas del patio de un colegio.

Aunque la sanción final se ha visto muy sustancialmente reducida, ni la comadrona que represento ni yo estamos conformes. ¿Cómo íbamos a estarlo? No es aceptable que el sistema sanitario penalice a aquellas comadronas que defienden los intereses de las mujeres.

En estas circunstancias cualquier sanción es un atentado directo contra las comadronas e indirecto contra las mujeres. Es una violencia que va más allá del ámbito laboral concreto, ya que en este caso también afecta a la empleabilidad futura, a las posibilidades de opositar y por supuesto tiene un impacto negativo en lo emocional y personal.

Ante esto estamos en la actualidad iniciando la vía contencioso-administrativa mediante recurso así como la vía penal, por falsificación documental.

Si eres comadrona muy probablemente te resuene lo que estoy explicando. Existen antecedentes jurídicos de esto mismo, uno de los más célebres el de la matrona canaria que ha quedado incapacitada por síndrome de burn out.

Si eres matrona o residente de matrona y te están obstaculizando o represaliando en el ejercicio de tu profesión, puedes contactar conmigo si lo deseas.

10 pensamientos en “Represaliar a las comadronas es violencia contra las mujeres

  1. Luis

    Estoy completamente de acuerdo con lo expuesto y es intolerable que esto suceda en un país llamado del Primer Mundo.
    Debemos luchar tenazmente para que se subsanen en estos abusos……

    Responder
  2. No puedo estar más de acuerdo

    Soy Matrona.Llevo sufriendo violencia hacia mi varios años, tuve depresión, destruyó mi vida personal y mi familia. Soy víctima de los ginecólogos,he sido de mis compañeras a veces, y del sistema y nadie vela por mi. Nadie visibiliza esto, solo las compañeras q han pasado por esto lo entienden.

    Responder
      1. Adriana Spinedi

        Soy argentina y obstétrica universitaria, equivalente a comadrona. Adhiero a tus palabras y me solidarizo con la colega y todas aquellas que sufren o sufrimos violencia de todo tipo en el ejercicio de nuestra profesión.

        Responder
  3. María Jedus

    No podía estar más de acuerdo…. En algunas hospitales sólo quieren peones y secretarias que mantengan protocolos obsoletos, con información mediatizada, poco veraz, e incluso manipuladora… Todo mi apoyo para esa matrona, estoy contigo compañera.

    Responder
  4. Marina

    Sinceramente cuando descubro que este tipo de cosas pasan más frecuentemente de lo que deberían (no deberían pasar), me planteo con cierto miedo seguir adelante con mi deseo de ser matrona. Este año acabo enfermería y dentro de poco tendré que trabajar mucho para optar a una plaza EIR. Pero por otro lado siento la necesidad de aportar mi granito de arena a la lucha y sobre todo, hacer lo posible por ofrecer la atención que las mujeres nos merecemos

    Responder
  5. Rina

    Soy obstetra de profesión, el equivalente a matrona , es lamentable que éstas situaciones quieran replicarse en otros países como del que escribo, Perú, aquí estamos en la lucha por el reconocimiento de ciertos grupos profesionales que creen ser los dueños de la salud, sin embargo su interés es netamente mercantilista. Juntas lograremos vencer. Hacer de la OBSTETRICIA o matroneria la profesión más reconocida y ojalá aprendamos a trabajar en equipo xq todos necesitamos de todos.

    Responder
  6. Amelia Lucia Mussini Obstétrica, Lic. en Psicología UBA y Psicomotricista

    Yo fui echada del Hospital Posadas por desarrollar la Atención Respetada del Embarazo, Parto y Crianza!! La Fiscalía Nacional decretó Violencia Laboral tuvieron que reincorporarme pero no al área de Obstetricia como correspondía, me dejaron fuera de mi funcíón de Obstétrica de Guardia!!! Aun sigo reclamando y no lo quieren reconocer!! Teniendo todo el material de prueba. El poder médico lo impide, pese a tener los títulos de la UBA de Obstétrica Y Lic. en Psicología, además de la especialización en Psicomotricidad !!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *